3 miedos comunes al emprender y cómo puedes enfrentarlos

Como emprendedoras, nos enfrentamos todos los días con situaciones que en un mayor o menor grado nos hacen sentir miedo.

Aquí mi primer mensaje importante:

Es normal sentir miedo. Siempre vamos a sentirlo.

 

Es una emoción que, como todas, está allí para decirnos algo. En el caso de miedo está allí para protegernos y advertirnos sobre algo que nos importa y que podemos perder.

El tema está cuando dejamos que esos miedos nos limiten, tomen el control y decidan por nosotros.

Estoy completamente en desacuerdo cuando leo o escucho a la gente decir: NO TENGAS MIEDO. Eso no existe. Si tienes miedo tienes miedo y ya.

No se trata de tener o no tener.

Todo se reduce a enfrentarlos.

Pero ¿a qué me refiero específicamente cuando hablo de enfrentar tus miedos?

Me refiero a identificarlos, aceptarlos, prepararnos y actuar a pesar de ellos.

Imagínate en una reunión de negocios importante. Tu miedo está ahí sentado en una de las sillas, lo ves, sabes que está ahí al lado tuyo, pero no le das ni voz ni voto para participar en la reunión.

El no decide. Decides tú.

 

El miedo puede estar escondido o disfrazado de otra cosa. Por eso es tan importante poder identificarlo.

La predisposición del miedo es huir, por eso muchas veces está disfrazada de excusas, procastinar o distracciones que te hagan frenarte y te limiten tu rango de acción.

En un estudio que se hizo sobre el miedo y el emprendimiento, se demostró que es la barrera psicológica más importante para la mayoría, ya que es la que evita que tomes las decisiones que necesitas para poder alcanzar el éxito.

El segundo mensaje importante de hoy es:

Tus miedos no te definen.

Si sientes miedo hoy, eso no quiere decir que siempre vas a sentirte así, o que esa emoción te hace SER de cierta manera.

Si un miedo te está limitando hoy, puedes intervenir en él.

Tú tienes el poder de cambiar los lentes (emoción) con la que decides ver esa situación.

Los miedos son bien específicos y vienen de un hecho o situación en particular. El primer error que cometemos es ponerlo más grande de lo que es y teñir TODA nuestra visión con él.

Por ejemplo: “Tengo miedo a emprender”

NO, tienes miedo a algo específico del emprender.

¿Es a equivocarte? ¿Es a perder dinero? ¿A exponerte? ¿Al rechazo? Mi invitación es a que indagues y que vayas capas adentro para desintegrar ese miedo y así puedas tener claridad de la razón específica y así puedas trabajarla.

Se trata de generar una conciencia emocional y decidir intervenir en ellas para poder abrirte camino y puedas fluir hacia tu éxito.

TIP: Cada vez que identifiques que sientes miedo, RESPIRA.

Aquí te comparto los 3 miedos que más escucho a la hora de emprender y algunas preguntas que puedes hacerte para intervenir en el:

1. MIEDO A NO ESTAR PREPARADA

Nunca te sentirás 100% lista. Las estrellas, la luna y los planetas no se alinearán repentinamente para que todo esté en las condiciones ideales para ti.  Simplemente tienes que accionar.

Es posible que no sientas que es el momento perfecto para accionar todavía. Es totalmente normal, la realidad es que el momento perfecto no existe.

Debes tomar el momento y hacerlo perfecto tomando una acción imperfecta.

El éxito es el producto de la acción, no del pensamiento.

Domina el arte del impulso para asegurarte de que siempre te estás moviendo hacia tus objetivos. Si haces algo y cometes un error, está bien; aprenderás más de un error que de pasar una eternidad de soñando despierta.

Pregunta clave: ¿Qué acción puedo tomar hoy que he estado dilatando? ¿Qué necesito específicamente para sentirme que estoy preparada? ¿Cuándo voy a hacerlo?

 

2.MIEDO A LO QUE PIENSEN LOS DEMÁS

 

No hay nada más desgastante que preocuparte por lo que otras personas piensen de ti.

Es un hecho que lo que hagas no va a gustarle al 100% de las personas. Tratar de complacer a los demás lo único que harpa es poner en riesgo tu autenticidad y explotar tu mezcla de fortalezas únicas.

Cuando defiendes aquello en lo que crees, las opiniones de las personas se vuelven irrelevantes.

Si tu familia y amigos piensan que estás loco por perseguir tus sueños, eso es totalmente normal. Considera tu locura un regalo.

Pregunta clave: ¿De qué me estoy perdiendo por no compartir mi esencia y lo que tengo para dar? ¿qué costo está teniendo no hacerlo? ¿Creo en mi producto y en mi mensaje?

3. MIEDO A FALLAR.

Hacer realidad tus sueños es un proceso, y al hacerlo cometerás algunos (o bastantes) errores, ¿Y qué?.

“Fracaso” es simplemente un paso necesario para hacerte realmente buena en lo que haces. Es un hecho. Te vas a equivocar en algún momento. Si no lo haces es porque no estás intentando lo suficiente.

Los más grandes aprendizajes vienen de los errores y del “fracaso”, así que tienes que  aprender a percibirlo como un regalo.

“Las personas que evitan el fracaso también evitan el éxito”.

Pregunta clave: ¿El miedo a equivocarme es más grande que mis ganas de lograr lo que quiero?

Cuanto más te enfrentas a tus miedos, menos poder tienen sobre ti. Eres mucho más poderosa de lo que crees, así que atrévete, confía  y cree en tu capacidad para lograr lo que quieres.

Aunque el emprendimiento puede ser difícil e impredecible, por algo lo elegiste, así que manos a la acción, y si tienes miedo, hazlo con miedo.

Y recuerda, no estás sola, todas pasamos por ahí.

Un abrazo,

Kari

P.S. ¿Qué otros miedos te están limitando? Me encanaría escucharte y aprender de ti.

¡Únete al grupo de mujeres empoderadas que se preparan para lograr más y mejor!

Se parte de nuestra comunidad y no te pierdas la oportunidad de crecer y hacer realidad tus sueños.