7 hábitos poderosos para fluir hacia tu éxito

¿Por qué los hábitos son importantes?

Lo que tu definas como tu éxito no es algo que vas a construir de la noche a la mañana.

Es la suma de pequeñas acciones y decisiones todos los días las que te llevan a lograr lo que quieres.

El verdadero secreto está en la acumulación de pequeños éxitos (y también fracasos) que te llevan a aprender, crecer y convertirte en la persona que va a lograr esas metas.

Aristóteles dijo:

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces, no es un acto, sino un hábito”.

Aquí vienen mis preguntas para la reflexión de hoy:

  • ¿Tus hábitos te están acercando o alejando de lograr tus objetivos?
  • ¿Qué hábitos necesitas soltar hoy para poder avanzar, crecer o lograr más?

Mi invitación con este post es a que prestes más atención a esas pequeñas cosas que haces día tras día, porque de ellas dependen la calidad de los resultados que hoy estás teniendo.

Aquí te comparto los que para mi son 7 hábitos poderosos para adoptar y que se conviertan en tus facilitadores para crear tu flow y fluir hacia tu éxito:

1. Crear rutinas/horarios

Tener tus rutinas y tener un calendario de tus tareas diarias te ayuda a organizarte y tener estructura dentro de un mundo lleno de incertidumbre como lo es emprender.

Sé consiente de tus horarios y diseña un estilo de vida que te permita maximizar y cuidar tu tiempo. Esto te va permitir poder PRIORIZAR y crecer.

Construir rutinas diarias, semanales y mensuales te ayudará a disminuir el estrés/ansiedad, ser más productiva y feliz.

2. Hacer ejercicios y descansar

Este hábito es el que a mí mas me cuesta, pero cuando lo hago, siento que la diferencia en mi trabajo es gigante.

Con dos niños pequeños, llevar una casa y llevar mi propio negocio, el tiempo que dedico a hacer ejercicios y a relajarme es el que que primero sacrifico y eso no está bien.

Lo que me ha ayudado es poner una meta semanal del tiempo que voy a dedicarme a mí, así llueva o truene, no dejo que pase la semana sin hacerlo.

Si tu no estás bien fisicamente, sano y conectado contigo, estás impactando directamente tu creatividad, tu motivación y la versión de ti que estás entregando a tu trabajo.

3. Establecer metas específicas diarias, semanales y mensuales

Hay millones de cosas por hacer cada día. El problema es que si tratas de hacerlas todas al mismo tiempo no te estás enfocando y algo te va a salir mal. Necesitas ser implacable al establecer y ejecutar tus metas.

Al menos una vez al día pienso ¿lo que estoy haciendo hoy me está ayudando a cumplir mis metas?

Es demasiado fácil distraerte con cosas que no son importantes. Sólo necesitas estar más pendiente.

4. Leer mucho. Asignar tiempo para aprender algo nuevo.

Evalúa tus metas e identifica qué habilidades o capacidades necesitas fortalecer/aprender para estar mejor preparada para lograrlas.

Lo que aprendas y tu expertise siempre será una ventaja competitiva, esos conocimientos serán parte de tus elementos diferenciadores versus tu competencia. Piensa en tu preparación como la mejor inversión  que puedes hacer para tu negocio y tu vida.

Mientras más aprendas, mejor. Así que mensualmente planifica qué vas a incorporar en tu repertorio.

5. Planificar y establecer prioridades

Trabaja constantemente en tu visibilidad, claridad, dirección y acciona de acuerdo a eso.

Que sea parte de tu rutina diaria enfocarte e identificar tus prioridades para lograr en tu día, tu semana y tu mes.

6. Agradecer

Muchas personas se enfocan en sus problemas y se olvidan de apreciar lo que tienen. Vivimos constantemente mirando lo que falta en lugar de agradecer por lo que tenemos y el camino recorrido. Cuando cambiamos nuestro enfoque a la gratitud nuestra percepción cambia y somos capaces de identificar oportunidades donde antes no las habían.

Nuestra mente se parece al lente de una cámara, aquello en lo que enfocas, eso lo que vas a encontrar.

7. Conectar y agrega valor

Busca tiempo para conectar, cultivar tus relaciones y agregar valor donde quiera que vayas.

Hay una frase de la Madre Teresa que marcó mi vida y que la recuerdo casi que a diario en todo lo que hago:

“No dejes que nadie se aleje de ti sin ser un poco más feliz”.

 

Definitivamente no es fácil adoptarlos todos a la vez. Es un proceso que requiere hacer cambios, pero sobre todo el hábito de regalarnos el tiempo para lo que yo llamo una amorosa auto-evaluación de cómo podemos ser mejores cada día.

¿Qué otros hábitos necesitas adoptar en tu día a día para seguir construyendo tus metas?

¡Un abrazo!

Kari

 

¡Únete al grupo de mujeres empoderadas que se preparan para lograr más y mejor!

Se parte de nuestra comunidad y no te pierdas la oportunidad de crecer y hacer realidad tus sueños.